jueves, 29 de septiembre de 2011

UNIVERSIDAD VS GOBIERNO Por Angel Rafael Lombardi Boscán



UNIVERSIDAD VS GOBIERNO
 
 
Acaba de finalizar el Consejo Universitario Extraordinario dedicado a discutir la propuesta del Presupuesto 2012. Como ya es usual en estos últimos años el Gobierno impone un presupuesto deficitario de 934.229.670,00 que hay que aprobar porque si no se nos castigaría con el retardo en el envío de los recursos. A su vez las Autoridades Rectorales bajo la asesoría de la DGPLANILUZ proponen como sería la Distribución Presupuestaria para el año 2012 de acuerdo a las distintas partidas y rubros, con los consabidos incrementos en las distintas partidas. Ni uno ni otro se sienten interlocutores y se sigue actuando bajo el signo de la desconfianza y la sospecha. La relación Estado-Universidad está rota desde hace bastante rato y las consecuencias están a la vista de todos.
 
¿En que falla la OPSU? En imponer a rajatabla y sin mediar ninguna discusión de por medio lo que a su criterio deben gastar las Universidades Autónomas. Cada año el presupuesto asignado es menor y deficitario para cubrir tanto los gastos fijos como los variables. Con ello se busca crear el caos en lo interno de las Universidades. El discurso oficialista anti universitario se fundamenta en la descalificación de las mismas bajo la premisa de que éstas despilfarran el presupuesto que se les asigna. Aunque tampoco hace mucho para establecer los más adecuados mecanismos de evaluación que permitan medir en que se invierte y en que se gasta. El Gobierno a través del pago de las llamadas “insuficiencias”, las cuales no siempre honra ni de manera oportuna ni completa, lleva a la práctica una completa extorsión sobre las necesidades tanto de la Academia como de los universitarios. El Gobierno, al jugar al caos interno, socavando nuestro presupuesto y alentando la promoción de obreros, empleados y estudiantes bajo premisas conflictivas que le enfrentan al profesorado, no hace otra cosa que cuestionar los fundamentos de la Universidad tradicional sin atreverse a jugar limpio.
 
¿En que falla el CU y sus Autoridades Rectorales? En imponer un presupuesto concebido a espaldas de la comunidad universitaria, y conste que a nosotros los consejeros profesorales desconocíamos tanto la propuesta de la OPSU como la propuesta de la DGPLANILUZ. Cada año se olvidan de la necesidad del dialogo con todos los gremios y de plantear un presupuesto más realista y sincero que de verdad nos permita cumplir con decoro los altos fines que tenemos como Universidad. Por ningún lado se nota el énfasis ni en el ahorro ni en la austeridad. Muchas de las partidas propuestas, son a mi criterio un tanto exageradas, tal como es el caso la de la Seguridad (7.888.489). Al dialogo sólo se llama cuando el incendio está ya prendido.
 
Lo cierto del caso es que no hay diálogo sincero entre Gobierno y Universidad. Cada una de las partes tiene filosofías encontradas y no se sienten políticamente cercanos, soslayando los intereses comunes que se tienen hacia el país. En esto no hay duda que es mucho más responsable el Gobierno.
 
Hoy en el CU ocurrió una situación digna del “teatro del absurdo” de Ionesco. La Ministra del Gobierno: Marlene Yadira Córdova asigna a lo bravo 934.229.670,00 Bs. para que LUZ los administre en el año 2012. Mientras que la propuesta de Presupuesto de las Autoridades le asignan un gasto de 1.017.622.381 Bs. que sólo contemplaría el pago del gasto fijo, es decir, sueldos y salarios junto al resto de los demás beneficios socio-económicos. Como pueden darse cuenta lo asignado por el Gobierno ni siquiera alcanza para el pago de los sueldos. ¿Cómo queda entonces el gasto que se necesita para funcionar? ¿Habrá que decretar el cierre de LUZ y sólo dedicarnos a percibir nuestros beneficios salariales?
 
Lo procedente en ésta absurda situación, (para mí una completa provocación del Gobierno) era contestarle a la Ministro que lo designado como presupuesto no satisface las mas mínimas necesidad de LUZ para funcionar cumpliendo con sus metas. Y que por otra parte, hay que conversar y recuperar el dialogo y la confianza perdida. A su vez, y bajo el liderazgo de nuestras Autoridades, llamar a un extenso y sincero debate entre todos los miembros de la comunidad universitaria para informar acerca de la delicada situación y mancomunadamente desarrollar acciones que permitan a LUZ resguardarse.
 
Una vez más prevaleció una salida difícil, y a mi criterio un tanto desafortunada, que en vez de colocar en la mira al Gobierno y su maltrato hacia la Universidad, pone casi todas las cargas en el precario bienestar de los universitarios. Me explico. Las Autoridades, sin bajar la propuesta, creo que sólo era de conocimiento de los Decanos, barajaron la posibilidad de funcionar en emergencia reconduciendo los recursos del bono vacacional, bono de doctor, las asignaciones a las Cajas de Ahorro y el Bono de la Alimentación, bajo la premisa, que el Gobierno las repondrá de manera oportuna. Esta estrategia al parecer está siendo seguida por las Autoridades de la UCV y la Carabobo. Yo por mi parte, y pudiendo comprender el grado de preocupación de nuestras Autoridades por ver a la Universidad cerrada, tuve que oponerme a la medida y con ello salvar mi voto. Siempre me he mantenido coherente en la defensa del profesor universitario y el resto de los trabajadores. Nuestro precario sueldo apenas nos alcanza para vivir, y ahora, lo ponemos en una especie de hipoteca incierta dependiendo de la llegada de unos recursos por parte de un Gobierno que no nos quiere. A las Cajas de Ahorro, se les pondrá en cero y ya nadie podrá salvaguardarse en ellas como hoy en día es usual. La verdad, es que esta decisión debió meditarse mejor y evaluar sus consecuencias. Yo espero por el bien de nuestras Autoridades, que lo que hoy se votó termine siendo la mejor estrategia para salir de éste túnel cada vez más oscuro.
 
Una profesora amiga, a quién estimo y respeto, me pidió no dar los nombres de quienes votamos en una u otra dirección. En un principio me dije que la iba a complacer, pero que va, es justo que todos los universitarios sepan bien quienes fueron los que creemos que la medida es “temeraria” y contraproducente para los intereses de todos los universitarios de “a pie” (y en el fondo, es mi deseo, espero estar equivocado).
 
La votación de reequilibrar el presupuesto deficitario asignado por la OPSU para garantizar el funcionamiento de LUZ tomando parte de los recursos de conquistas socio-económicas tales como Bono Vacacional, Bono de Doctor, Cesta Ticket, Cajas de Ahorro y otros rubros, bajo la idea de que el Gobierno oportunamente otorgará esos recursos “prestados” a través de las llamadas “Insuficiencias”, fue la propuesta que defendieron las Autoridades Rectorales bajo la iniciativa de la Vice-Rectora María Guadalupe Núñez (es bueno acotar que el Rector Palencia estuvo ausente por encontrarse en un AVERU) y que ganó con 11 votos a favor y 10 en contra. Es bueno acotar que el presupuesto aprobado se hizo “bajo protesta” como ya es usual en estos casos. Además, en la moción ganadora se instó a nombrar una Comisión para que elabore todo un justificativo que permita informar a los universitarios del alcance de la medida.
 
Entre quienes nos opusimos a tal propuesta y salvamos el voto se encuentran los Decanos de: Odontología (Dra. Mary Carmen Rincón), Veterinaria (Dr. José Manuel Rodríguez), Ciencias (Dr. Merlín Rosales) y Núcleo-COL (Dr. Carlos García). También salvó su voto la Dra. Mayela Vilchez (Representante de la Ministro) junto a los Profesores Jesús Salom, Ricardo Cuberos y Angel Rafael Lombardi Boscán, todos como Representante de los Profesores ante el CU. Los Decanos Dr. Sergio Osorio y Dr. Wérner Gutiérrez votaron en negativo.
 
Es bueno acotar que ninguno de los tres representantes estudiantiles asistió a tan importante deliberación.
 
Comentándole a un hermano mío la situación presentada en el CU acerca del Presupuesto 2012, él me decía que le parecía delicado el que se puedan mover recursos de una partida a otra, que la ley lo prohibía y hasta sancionaba. Planteaba el caso de Leopoldo López y su inhabilitación por haber pagado unos dineros (sueldos) de una partida que no estaba destinado a ello. En realidad habría que averiguar mejor. Lo cierto del caso, que la medida tomada por el CU es un tanto desesperada y nos pone a los universitarios en una situación de zozobra aún mayor de la que ya veníamos padeciendo.
 
Dr. Angel Rafael Lombardi Boscán
Representante de los Profesores ante el CU

No hay comentarios: